Blogia
Periodismo electrónico

La Cuestión del contenido (Por Gerry McGovern)

Los que siempre se dedicaron a crear la información, tuvieron que preocuparse raramente del impacto de lo que escribieron. Hasta el Web.
Un elemento dominante en el entrenamiento periodístico es evitar pensar en el impacto de lo que vas a escribir. El buen periodismo pasa por descubrir qué necesita ser dicho y decirlo sin importar las consecuencias.
De hecho, si amplías esto hacia el mundo literario, hay un desdén definido para los escritores que escriben para una audiencia más bien que para sí mismos. La idea de considerar las consecuencias de tu escritura no es para el artista verdadero.
Esta clase de pensamiento conduce a una disociación entre el acto de la escritura y las acciones que la escritura puede provocar. El escritor se centra en la escritura en sí misma. Una vez que se termina la escritura, se termina su trabajo. Qué sucede después no es su preocupación. Hasta el Web.
Una manera similar del pensamiento es que todo el contenido tiene valor simplemente porque existe. El valor está en su existencia más bien que en las acciones que puede ser que provoque. Si un pedazo del contenido es interesante a una persona, entonces éso te da valor. Un pedazo del contenido que tiene valor para apenas una persona tiene tanto peso como un pedazo del contenido que tiene valor para 10.000.
El contenido creado para un Intranet o un Web site público necesita ser visto muy diferentemente. Tal contenido debe pagar su manera. Debe demostrar que está entregando valor a la organización.
La gente viene al Web a actuar, hacer cosas. Los ciudadanos vienen a un Web site del gobierno porque desean renovar pasaportes, o descubren si califican para las concesiones. La gente joven va a los Web site de la universidad porque ella desea información.
El medio activo del Web crea un desafío para muchos escritores tradicionales.
Hasta el Web, el acto de crear el contenido y el impacto que el contenido tenía en el lector realmente no estaban conectados. Pero el Web abre una ventana a través de la cual poder mirar y ver si el contenido se está entregando realmente en sus objetivos.
Más que todo lo demás, es el contenido que influenciará la terminación acertada de las tareas del usuario. El contenido es un conductor de la acción como nunca antes. Necesitamos a escritores que sobre todo se preocupen por la acción que su contenido conducirá.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres